Las cinco grandes gestas del Unicaja en Euroliga

La Fonteta, 5 de abril de 2017, tercer partido de la final de la EurocupValencia-Unicaja. Todo parecía ya hecho en el tercer cuarto de aquel exhaustivo encuentro, los locales dominaban 50-38 y, apenas unos segundos después, el pívot esloveno del cuadro malagueño, Omic, era expulsado por mediar en una tangana entre Rafa Martínez y Nedovic. Un golpe de mala fortuna que, sin embargo, hizo resurgir al equipo. Minutos después y tirando de galones, un 59-63 brillaba en el marcador. Los cajistas se echaban las manos a la cabeza. El sueño se había hecho realidad, levantarían la Eurocup, tras una épica remontada y obtendrían, así, el deseado pase (virtual) de regreso a la máxima competición continental: la Euroliga.

Así empezó todo y, por azar del destino, así se cerró el cerco. Exactamente un año después (5 de abril de 2018), los de Plaza partían a Estambul para medirse al Fenerbahçe, todavía con ansias de competición, aunque con la tranquilidad añadida de que su paso por la Euroliga había acabado (conluyeron en 9º lugar). Aunque la calma es un arma de doble filo y los cajistas terminaron de mostrar sus armas, antes de despedirse del torneo. En los siguientes cinco puntos, no necesariamente por orden de importancia, señalamos los momentos o hechos más destacados del cuadro costasoleño a su paso por una competición histórica.

1. Rompiendo el hielo por todo lo alto

El Martín Carpena, la cancha del Unicaja, abría su calendario de Euroliga nada menos que recibiendo al recién nombrado campeón continental, el Fenerbahçe de Zeljko Obradovic. Con la ilusión de un recién llegado pero con asintonía en su juego, los malagueños llegaron al término del tercer cuarto perdiendo 50-57, teniendo en cuenta, además, que su peor parcial les colocaba hasta 20 puntos por debajo. Sin embargo, un vuelco inesperado del conjunto y un constante ir y venir de errores de los turcos obraron el milagro. Un imposible parcial de 18-3 hacía que los locales se alzaran con su primera gran victoria (68-67), poniendo en su sitio al rey de Europa.

2. Cuatro jornadas saboreando el éxito

La mejor racha continental del Unicaja fue de hasta 4 partidos consecutivos sin perder. Una cifra considerable de tener en cuenta la extrema igualdad que se llega a palpar en esta competición. Esta gesta la consiguió de las jornadas 12 a la 15, , contra el Khimki en Málaga (93-84), frente al FC Barcelona Lassa en el Palau (83-90), contra el AX Armani Ex. Milan (74-71), en el Carpena, y en la mítica casa del Maccabi Tel Aviv (78-89).

3. Con todo ante el Maccabi

¿La mayor ventaja en el resultado final? Sin duda, contra el Maccabi de  Tel Aviv, uno de los cuadros con más historia del continente (83-69, esto es, 14 arriba). Pese a que, de nuevo, los andaluces comenzaron dando tumbos, finalmente, el electrónico habló por sí solo. Tres hombres por encima de los 10 puntos, destacando los 15 de Nedovic, 9 rebotes de Augustine y 6 asistencias de Alberto Díaz, fueron motivos más que suficientes para que aquella jornada 23, pudieran celebrar con Joan Plaza su reconocimiento por ser el técnico que más partidos acumula en la historia del club (302 en aquel momento).

Joan Plaza, esta temporada, ante el Panathinaikos en el Martín Carpena / EFE
Joan Plaza, esta temporada, ante el Panathinaikos en el Martín Carpena / EFE

4. La victoria ante un Real Madrid intratable en ACB

Un resultado, por lo general, poco esperado. Aunque al tratarse del Carpena, toda posibilidad de victoria cabía para el Unicaja, incluso ante un Real Madrid que no daba segundas oportunidades a la hora de liderar el ránking en ACB. Un 80-75 rompió la racha del cuadro blanco en Europa y sacó a demostración, quizá, uno de los partidos más completos de los malagueños en la temporada continental. A los números de Nedovic, con sus 14 puntos y 7 asistencias, entre otros, se le unió una buena actuación desde el perímetro y un refuerzo defensivo que los madridistas no pudieron solventar en aquel momento.

5. El mejor Nedovic, ante un cierre idílico del campeonato

No podía ser otro que el canterano del equipo, el MVP de la Eurocup, Alberto Díaz, el que protagonizara uno de los momentos de oro del cierre del campeonato. Lo hizo con un triple sobre la bocina que forzó el empate a 83 puntos, ante el mismo Fenerbahçe al que ganaron en la jornada 1. Ya en prórroga y, contra todo pronóstico, los cajistas apuraron sus galones y construyeron un final idílico (91-99), por todo lo alto y después de haber vencido, en la jornada anterior, a otro de los gigantes, el Olympiacos. Jugando sin la presión añadida de la lucha por el ‘playoff’ para el que ya se cerró el Top8, cupo destacar la presencia en pista de un Augustine que acaba la fase regular, nada menos, que como el máximo reboteador del curso (media de 6.7 rebotes) y un pletórico Nedovic. El alero serbio firmó, para su despedida, su mejor puntuación personal en Euroliga: 31 puntos. A lo que hay que añadir 8 asistencias y 36 de valoración. Cifras que elevan al jugador del Unicaja a la 4ª posición del ránking europeo de anotadores.

Marina Rivas (@MarinaRivasG)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *